Juan Vélez de Córdova
de Humberto Jaime Matos Jiménez 

Atendiendo a gran parte de nuestros asiduos y prestigiosos lectores. A partir de hoy, daremos inicio a la sección de “ La Galería de Personajes Ilustres de Moquegua “, los hijos predilectos de esta parte de la patria pequeña, tendrán un lugar preferencial, ya que es necesario saber y conocer mucho de esta nuestra tierra sur del Perú, en donde la patria también late su corazón… Agradeceria tambien recibir comentarios, opiniones sugerencias..
Una vez mas, muy reconocido por su atencion...Humberto Jaime Matos Jiménez 

Juan Vélez de Córdova

Hola aqui estoy enviando lo prometido,,,mas sobre nuestros personajes ilustres moqueguanos... Espero que sea de su agrado.. Por favor enviarnos respuesta sobre sus comentarios, sugerencias,opiniones, criticas; ya que todo nos servira para poder mejorar nuestros futuros articulos... Hasta pronto
Muchas Gracias por su atencion...
Juan Vélez de Córdova

Hijo de Hispano o “Chapetón Español “ ( De rostro o mejillas coloraditas ), su padre era el Capitán Juan Vélez de Córdova y su madre Doña Maria Romero, ambos provenientes de la Península Ibérica.

La fecha de su nacimiento no es exacta, ya que por aquellos tiempos no había por costumbre registrar a los niños por el nacimiento, el documento mas importante en la Colonia era la partida bautismal, y esta ceremonia es la mas destacada de todas, es por ello que se asevera, que su fecha bautismal se realizo el día 03 de octubre de 1711 y quien se encargo de bautizarlo fue el Licenciado Luis Vélez de Córdova, bautizándolo con el nombre de Francisco Juan, considerado como el segundo hijo del matrimonio, de un total de tres hermanos.

Por la condición que tenia el padre mantenía un rango político y militar, lo que le permitía una ascendencia hacia la jerarquía colonial de la época de “ LOS REYES “, fue comisionada para ejercer su cargo en Moquegua.

Juan Vélez de Cordova, heredo los bienes de su padre, lo que le permitió viajar por el sur comunicándose a través de parias de mulas, ejerciendo un activo comercio. Cuenta la Historia que Juan Vélez de Cordova transitaba desde el Puerto de Pacocha ( Hoy Ilo ),frente a las frías aguas del Pacífico, llevando y trayendo mercaderías cuyos destinos eran Moquegua, el Alto Perú ( Hoy Bolivia ), se distribuía por la meseta del Callao; La Paz, El Alto, Cochabamba, Oruro entre ellas y luego se dirigía hacia las tierras de las Provincias Unidas de Argentina,. Pasando por Tucumán, Mendoza, Buenos Aires e inclusive Montevideo, llegando hasta el otro lado del Continente, hasta las orillas del Atlántico.

Vélez era un gran comerciante muy conocido y respetado por los arrieros y otros comerciantes de las diversas localidades que el visitaba, ya que en ellos llevaba los ricos y aromáticos aguardientes, piscos y vinos producidos en estas calidas tierras y que dichos agradables jugos y néctares fueron sembrados, cosechados y envasados en el valle de Moquegua, los críticos manifiestan que son únicos e incomparables en relación a otros valles del Perú y de América, por lo que obtuvieron calidad de prestigio

Como criollo, nacido en América, fue despreciado como casi todos los hijos americanos nacidos en esta tierra por los peninsulares hispanos; generándose una rivalidad social, política, eclesiástica y hasta jurídica con los criollos, razón por la cual, por el tiempo que el vivió, prefirió identificarse con otros criollos y con los indios de las comarcas que visitaba, porque observaba y se daba cuenta de alas injusticias y atropellos que originaron dichos “ mendigos chapetones “ que se hicieron ricos de la noche a la mañana, por las riquezas e ignorancia y desconocimiento de la Cultura Autóctona frente a la Cultura Occidental.

Harto de estas afrentas y atropellos que se podían apreciar en todo el territorio del Virreinato, por donde el transitaba, y como persona instruida que era, enterarse que existían nuevas corrientes ideológicas en el mundo, ya que desde Europa y por los puertos del Atlántico, ingresaba literatura revolucionaria que atacaba a los sistemas opresores como el rancio y dañino sistema monárquico de España en América, que se bahía enraizado terriblemente, generando y provocando mayor atraso entre sus pobladores.

Según la organización social y política virreinal decía los siguiente “Les seguían los criollos Ðhijos de españoles nacidos en AméricaÐ. Por ser americanos de nacimiento no podían gozar de los privilegios y monopolios reservados únicamente a los peninsulares. Ellos no tenían acceso a los altos cargos, a la administración de la Colonia, ni a la explotación de las minas . Pero el poder financiero y económico de los criollos era muy grande, puesto que ellos proveían a la Colonia, principalmente, con productos agrícolas. Explotaban como encomenderos a miles de poblaciones indígenas agrícolas”. Información extraída de las viejos Cronistas Españoles, que recopilaban lo que veían o sucedía en el Virreinato de América y que luego lo transcribían para ser guardado en los Archivos de Indias de la Península Ibérica.

Con el paso del tiempo sus ideas se fueron fortaleciendo en relación a su etapa de adultez y se aleja un poco de las calidas tierras moqueguanas, para radicar en las cercanías del Collao, el Alto Perú se convierte en su zona de preferencia; por propia decisión se convierte en jefe de una conspiración de neto corte separatista, la cual debió estallar en Oruro, un 8 de Julio de 1739.

Juan Vélez de Cordova, durante sus viajes comenzó a sentir apego a la raza indígena y creyó encontrar sus raíces en los orígenes de la Dinastía Incaica, durante un buen tiempo se había dedicado a recorrer todo el Altiplano del Alto Perú y el sur del Bajo Perú para fomentar y difundir las nuevas ideas, que permitirían avivar las llamas de los núcleos rebeldes. Logro la adhesión de varios caciques de la Costa del Pacifico.

Cuando estuvo a punto de concretarse dicha sublevación, la guardia realista que le estaba siguiendo los pasos y que tenia información sospechosa de Vélez, lo capturo, para interrogarlo y entre sus pertenencias personales, logran encontrar una carta que lo comprometía, porque estaba intentando ganar a la causa a Juan Bustamante Carlos Inca, quien era el dignatario mas representativo del Cusco y descendiente directo de los legendarios Incas, pero este le había manifestado a Juan Vélez que aun no era el tiempo, ya que la gente no estaba preparada del todo para semejante campaña. ( de enfrentarse a un ejercito organizado y experimentado ).

Pero Juan Vélez de Cordova, no hizo caso a semejante recomendación y prosiguió su intento aventurero con muy poco respaldo, aun no estaba creada la totalidad de conciencia libertaria. Los indios habían sido muy mal acostumbrados a vivir dependiendo totalmente de sus patronos hispanos. ( eran adultos con mentalidad de niños dependientes )

Algunos pocos estaban entusiasmados, pero otros muchos desconfiaban y tenían muchos temores a las tropas del Rey en América, ya que los soldados ( muchos hijos de españoles nacidos en América, pero que ostentaban el uniforme del Rey ) actuaban con mayor crueldad pues difundían acciones de terror, por ordenes superiores y personales.

Dos días antes del estallido de la rebelión organizada por el mismo Juan Vélez de Cordova, en las proximidades de Oruro, fue traicionado, por aquellos que estuvieron muy cerca a el, pero que se encontraban muy inseguros y temerosos. Uno de los traidores fue Bernardino Ojeda, quien los entrego a el al lado de sus principales lugartenientes y seguidores, a las tropas leales de la autoridad colonial.

Como de costumbre la soldadesca española, que no era nada educada, ni elegante, ni tenia la mínima paciencia, ni humanidad con sus prisioneros, se encargaron de torturarlos uno a uno, logrando la confesión de Juan Vélez de Cordova, quien dijo que el era el intelectual y redactor de: “ EL MANIFIESTO DE AGRAVIOS “ documento valioso, considerado como uno de los primeros manifiestos escritos con un corte libertario en América. Es un documento de alto y profundo valore político dirigido a los criollos y a los indios, a quienes el, los consideraba como los legítimos señores de la tierra, pero tiranizados por los españoles y viviendo poco menos que esclavos, a aquellos que antes de la llegada del hombre “blanco”, habían sido los amos y señores de una gran, sabia y organizada Cultura, 

El documento del “ Manifiesto de Agravios “ invocaba el apoyo de los criollos y criollos para libertar a la Patria y restablecer el Imperio de los Incas, por todas manifestaciones el Tribunal de la Audiencia del Alto Perú, decidió sentenciar a muerte a Don Juan Vélez de Cordova junto con sus compañeros Eugenio Pachamir, cacique indio de Oruro, Miguel de Castro y Ramón Castro, este ultimo quedado encargado de difundir el celebre manifiesto.

Copia del manifiesto se encuentra en el Archivo Colonial de Moquegua, que junto a este quedan muchos mas documentación de los tiempos de la Colonia, aun inédita, ya que muchos ellos aun no han sido leídas ni estudiadas, debido a que existe muy poca difusión de la Historia de Moquegua, o por no hay todavía en Moquegua una corriente de tendencia investigativa, como sucede en otros lugares o como no sucede en algún otro, como es el caso particular de Tacna, que para que sus historiadores, investigadores o gente estudiosa del pasado, para recurrir a las fuentes coloniales, anteriores o posteriores a 1930 tengan que viajar hasta Santiago, ciudad capital de Chile para rescatar y extraer información necesaria oficial, ya que durante el proceso de Ocupación, durante el proceso de la infausta guerra del pacifico entre Perú y Chile, la soldadesca chilena hurtara el Archivo de la Historia de Tacna, por ello es que los moqueguanos nos debe sentir muy orgullosos de contar con un gran pasado enriquecedor, pero a la vez incompleto, ya que las investigaciones en nuestro se han detenido o son casi ínfimas, por no decir nulas, ya que existe muy poco trabajo de este tipo, no queremos echar la culpa a la idiosincrasia del pueblo, sino simplemente creemos que es falta de información y de decisión.

La insigne figura de este personaje ha sido muy importante para la historia de Moquegua y de esta parte sur del Perú y es casi seguro también del vecino país de Bolivia, donde seguramente se muy conocido, ya que ahí terminado sus días procurando luchar por los ideales de libertad e igualdad, que para la época muy pocos lo entendían y es por ello que se convirtió en un mártir luchador de América para los Americanos de los tiempos de la Colonia.

En Moquegua, y resto del Perú, muy pocas son las Instituciones que han decidido llevar su nombre; entre ellas podemos mencionar al Centro Educativo Particular “Juan Vélez de Córdova“, y como Institución Educativa del sur es muy representativa y un pilar sólido de la Educación en Moquegua, se ubica geográficamente en el Campamento Minero de Cuajone y considerado como un Colegio moderno, de enseñanza bilingüe y una tecnología que va a la vanguardia de la región sur peruana, es un centro muy competente y progresista, con alumnos muy destacados y con una plana docente muy responsable y altamente capacitada. Con orgullo podemos decir… Este es el VÉLEZ... y queda en MOQUEGUA – PERÚ

P:D: Nos agradaría comunicarnos con personas de Bolivia o de Argentina o de Uruguay, interesadas en enviarnos mayor información sobre este ilustre personaje “ Francisco Juan Vélez de Córdova “, moqueguano nacido en Perú, quien vivió la mayor parte de sus adultez en estos territorios, favor de escribirnos para seguir enriqueciendo su biografía.



Lic. Humberto Matos Jiménez
hmatosjimenez2001@yahoo.es 


PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2003
No part of this site may be reproduced 
or stored in a retrieval system. 
All rights reserved