“A LA MAMITA LINDA DE CHAPI “
Escrito por: Prof. Humberto Matos Jiménez
hmatosjimenez2001@yahoo.es

Perú es un país que tiene una profundidad mística religiosa muy arraigada con una gran y variada herencia dejada por los Hispanos que llegaron hasta nuestra tierra durante los tiempos de la Colonia y que como producto de la persecución de los extirpadores de idolatrías, que consiguieron arrebatar a los ancestros pobladores Incas sus antiguas estatuillas e ídolos de madera, piedra, cerámica, oro, plata y otros materiales legendarios. Claro esta que la unión entre los conquistadores castellanos y las doncellas nativas del extinguido otrora Imperio del Tawantinsuyo; permitió generar un mestizaje muy matizado y novedoso, lo que facilitó la puesta en práctica de nuevas costumbres y hábitos.
Esta lucha entre los dos mundos, tanto el occidental como el autóctono, tuvo sus fructíferos resultados para la península Ibérica y para el mundo cristiano, pues tanto las Ordenes religiosas como los creyentes de España, pudieron fortalecer las costumbres y las místicas religiosas que generaron un profundo sentimiento en la devoción de la fe creyente del Catolicismo.

Si hacemos un recorrido rápido por gran parte del país podremos mencionar a muchos santos y santas surgidos en tiempos de la Colonia, ejemplos claros y destacados son: la Virgen de las Peñas en Arica ( Ex Perú ); el Señor de Locumba en Tacna, la Virgen de Santa Fortunata en Moquegua; la Virgen de la Candelaria en Puno; la Virgen de Copacabana en el Alto Perú; el Señor de los Temblores en Cusco; el Señor de Muruhuay en Tarma; el Señor de Los Milagros en Lima; el Señor del Mar en el Callao; el Señor de Luren en Ica; el Señor de Quinistacas de Omate en Moquegua; la Virgen de Chapí en Arequipa; y en donde no hubieron santos ni santas, se dedicaron a venerar y festejar a las Cruces.

Por referirnos a las imágenes más veneradas y visitadas en actitud de peregrinación y o procesión, ya que en tiempos aquellos nos permitían hacer actos penitenciales y de recogimiento para poder desarrollarnos dentro de un mundo de profunda creencia cristina, alejándonos de todo tipo de tentaciones que pudieran perjudicar a la unidad y postulados de la iglesia Católica. ( Tal vez hallamos dejado de lado algunas imágenes veneradas, pero no ha sido con intencionalidad si no más bien con realidad, ya que estamos refiriéndonos a aquellas que son las más conocidas y visitadas a nivel nacional e internacional).

Después de esta breve pero muy necesaria introducción para conocer y entender los orígenes de la devoción ferviente cristiana en el Perú, nos avocaremos a referirnos a la Celebración de la Mamita linda de Chapí.  Chapí es un santuario que geográficamente se encuentra en el extremos sur-este de Arequipa exactamente en los límites con la región Moquegua, aunque existen algunos mapas y documentación antigua que refiere indicios geográficos de haber pertenecido en el pasado a la jurisdicción de Moquegua. ( esto lo dejaremos simplemente a la emisión de documentación y lecturas de mapas del pasado y ante la opinión oficial del clero eclesiástico, para no exacerbar ni encender los ánimos de nadie) ( ) Esta flecha nos indica la ubicación del Santuario a Chapí, y por un viejo camino en su gran cercanía a Moquegua. De una forma u otra la Virgen de Chapí, como todas las imágenes anteriormente mencionadas tienen sus respectivos y algunos similares pero muy personales orígenes.

En el caso de nuestra Virgen de Chapí, protectora de Arequipa, Moquegua y todo el sur peruano, cuenta la leyenda que en el año de 1790, Juan de Dios Tamayo, el entonces párroco de Pocsi, intentó trasladar la pequeña imagen de la Virgen hacia otro poblado y no pudo ni siquiera moverla, porque pareció que su peso se había multiplicado hasta ese extremo. Este hecho, al que todos consideran un milagro, se propagó por la región y hoy en el año 2008, una gran multitud de peregrinos converge desde la blanca ciudad de Arequipa, hasta el Santuario de Chapí, para rendir devoción a la Virgen, recorriendo aproximadamente entre unos 45 a 60 kms., en una caminata nocturna, que dura más de 12 horas, para llegar al desértico paraje situado a 2,420 m.s.n.m., en el cual se pueden encontrar una serie de cactus típicos del lugar como: sancallos, sujas, cola de zorro, entre otras variadas especies de cactáceas. Aunque con la destrucción parcial del Santuario y por el colapso de gran parte de sus muros, paredes y estructuras debido al sismo del año 2001, la Virgen tuvo que ser trasladada tanto a la Iglesia de Yanahuara como a la Catedral de Arequipa en donde fue venerada por varios meses, tras la aceleración de los trabajos en el Santuario, tuvieron que hacerse trabajos con mucha intensidad para refaccionarla y repararla con prontitud ya que los creyentes y peregrinos exigían que su imagen sea devuelta lo más pronto posible a su lugar de origen. Miles de creyentes de todo el Perú y muchos turistas extranjeros se reúnen cada 1º. de mayo en la Ciudad Blanca para rendir homenaje a la Patrona Virgen de Chapí.

Los feligreses caminan ( con o sin calzado ); la noche del 30 de abril; mientras otros se dedican a celebrar y amanecerse libando licor por motivos de la víspera del Día del Trabajo o bailando en las discotecas hasta altas horas de la noche. Los peregrinos fielmente avanzan con candiles, velas, faroles, linternas, van rezando, cantando y orando por la “ MAMITA LINDA… VIRGEN DE CHAPI”, el recorrido es por más de 12 horas y parte desde el centro de Arequipa ( desde la Av. Kennedy ) hasta el pueblo de Polobaya; lugar en el cual se encuentra la imagen de nuestra Santa Patrona, a medida que van avanzando los peregrinos tiene por costumbre recoger piedras de diversos tamaños, las cuales las dejaran a un lado del camino al llegar a Tres Cruces, Alto de Hornilla y Siete Toldos ( lugares que también están muy próximos al límite con la Región Moquegua y en el camino hacia Puquina y Omate). Dichas pequeñas pirámides de piedra o apachetas simbolizan el cansancio y los pecados de los devotos que los van dejando atrás, porque su sacrificada actitud de penitencia será la prueba de su perdón, finalmente. Una vez en el Santuario, luego de rezar a la Patrona, salen hacia un cerro y con unas pequeñas piedritas arman y construyen figuras que representen a las muy intensas peticiones que tienen los feligreses y devotos, que han solicitado con mucho recogimiento a través de sus comprometidas oraciones que se reflejan en rezos y promesas.

Pasadas las horas y llegado ya el mediodía y habiendo reunido a muchos feligreses, se inicia la procesión para acompañar a la Virgen, la cual es conducida en hombros sobre un sinnúmero de alfombras de flores especialmente diseñadas y elaboradas para ella, con diseños muy especiales, al llegar la noche la Virgen ingresa a la Iglesia para ser visitada por los devotos quienes se acercan en forma ordenada, ofrecen milagros, flores y demás regalos; así mismo solicitan bendiciones y esperan con mucha paciencia y devoción que los miembros de la Iglesia saquen el manto sagrado para ser colocados en la cabeza de la feligresía y poder sentir el regalo divino de la Virgen.
En las afueras del Santuario, se ha llenado de luminarias y velas encendidas como signo de agradecimiento y de devoción ante los favores solicitados, así como a los milagros y a las concesiones ya atendidas y por supuesto los castillos y fuegos artificiales no se hacen esperar que son anuncio de un final feliz.

Es muy necesario recordar la pasada presencia, en el apretado itinerario de la primera visita del Papa Juan Pablo II al Perú,( Q.E.P.D ) el Santo Padre coronó el 2 de febrero de 1985 a la Virgen de Chapi y al Niño Jesús que sostiene en sus brazos. Para tal ocasión, la imagen fue transportada en un helicóptero desde el Santuario hasta la ciudad de Arequipa. Durante su corta estancia en la Ciudad Blanca, el Pontífice beatificó ese mismo día a Sor Ana de los Ángeles Monteagudo, virtuosísima flor del arequipeñismo en el Monasterio de Santa Catalina.  Esta mañana; el Arzobispado de Arequipa anunció que por estos días de la celebración de la Virgen, se inaugura la primera etapa del gran Complejo Turístico y Religioso del Santuario de Chapí y junto con ello también el Museo Cimarrón; en donde se almacenará y exhibirán prendas y artículos religiosos pertenecientes a la Virgen de Chapí.

… POR TODOS TUS MILAGROS Y BENDICIONES CONCEDIDAS…
MUCHAS GRACIAS MAMITA LINDA VIRGEN DE CHAPI… Y PROTEGUE A NUESTRAS FAMILIAS… SIEMPRE.

Lic. Humberto Matos Jiménez

PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2008
No part of this site may be reproduced 
or stored in a retrieval system. 
All rights reserved