¿Dulce o Travesura?
di Miguel Luna

Como cada año en todo el mundo anglosajón se celebra la fiesta de Halloween, una fiesta de lejanos origenes europeos. En países como Italia una docena de años atrás era raro ver niños disfrasados con máscaras monstruosas caminando por las calles y preguntar "Dolcetto o Scherzetto?"; en el Perú el festejamiento de Halloween se contrapone a la fiesta de la música criolla, la música de la costa, los caballeros de antaño y aquellos que han heradado el culto de la música que hizo grande Pinglo, Jesús Vasquez, Teresa Velásquez, Lucha Reyes, y la lista sería interminable de mencionar a todos los grandes de la música peruana, han visto como poco a poco el día de las brujas y muertos fue ganando terreno entre las nuevas generaciones, prefiriendo una calabaza a una revolución caliente o un ritmo de guitarra y cajón a uno de Marilyn Manson.

Pero, ¿Que cosa es halloween?, ¿que misterios encierran sus festejos?, y sobre todo ¿quienes lo festejaban?

Cuenta la historia, que Halloween es una tradición europea festejada por los Celtas, "Los primeros europeos". Un pueblo de grandes tradiciones y guerreros que pobló 2/3 de las tierras de Europa durante mil años. Aparecieron alrededor del año 1000 A.C en la zona del río Reno y del Danubio y dominaron el viejo continente desde el oeste hasta el este, desde Irlanda hasta la odierna Turquía, en asia menor, y de norte a sur, desde Bélgica hasta Italia y España, incluso llegaron a Egipto donde intentaron obtener posedimientos.
La palabra Halloween deriva probablemente de la contracción de la frase "All Hallows eve", que significa "Día de todos los santos".

Los Celtas celebraban el 31 de octubre la festividad de fin de verano: en esta fiesta llamada Samhain (Soueen), los colores típicos eran el anaranjado que recordaba el cálido y el fin de la estación del sol, y el negro que representaba la inminente llegada de la oscuridad, del invierno. En este día los espíritus de las personas muertas en el último año regresaban durante la noche en busca de un cuerpo para poseerlo durante el siguiente año. Ellos creían que en esta noche mágica, el orden normal del universo y las barreras físicas se suspendían, rindiendo posible la unión entre lo natural y lo sobrenatural, entre el mundo real y el más allá. Es por eso que estas poblaciones transformaban sus casas, apagando el fuego y volviendolas tétricas, ellos mismos se ponían mascaras y se rendian horribles a fines de espaventar a los espíritus.

Los Druidas (Sacerdotes y Maestros Celtas) encendían una gran fogata la noche del 31 de octubre en una de las colinas, donde los pobladores acudían para volver a prender el fuego de sus casas, la más conocida es aquella de Usinach en Irlanda.

Se dice que estos druidas pasaban de casa en casa pidiendo una ofrenda a cada familia, que podia ser un bien comestible, animal o de otro género. A aquellas familias que concedian la ofrenda, los sacerdotes Celtas dejaban como recompensa un nabo de gran tamaño con un pequeño fuego en el interior, que servía para espaventar los espíritus, a este acto se le consideraba un Trato

Pero si la familia se negaba a dar la ofrenda, los sacerdotes druidas marcaban la puerta de la casa y los espíritus podían entrar esa noche sin ningún tipo de obstáculo. Esto era conocido como Treta es por eso el "Trick or Treat, "Trato o Treta, después cambiado a "Dulce o Broma" o "Dulce o Travesura".

Otra explicación del "Trato o Treta" dice que tuvo origen en el siglo IX , llamado en inglés Souling, que se podría traducir como Dar una limosna al alma. Cada dos de noviembre los primeros cristianos caminaban de pueblo en pueblo pidiendo un poco de Pan para las almas, un dulce hecho con pasas, quienes más dulces daban más oraciones por sus muertos recibía y de este modo esas almas pasaban rápidamente del limbo al paraíso.

Durante ese mismo siglo Pápa Gregorio IV intento "combatir" esta usanza muy difundida en la Irlanda Céltica, trasladando la festividad de "Todos los santos" y de "Los difuntos" celebrada en el mes de Mayo, al primero y dos de Noviembre.

Los antiguos Romanos, que tuvieron más de una guerra con las diferentes poblaciones Célticas, hicieron suyas estas prácticas, pero con el pasar del tiempo desapareció el temor de ser poseídos por los espíritus la noche del 31 de octubre, y quedo en ellos solo la vieja tradición del disfráz.

Siglos después, esta festividad llegó al nuevo mundo, cuando los inmigrantes irlandeses escapaban de la "Isla verde" a causa de la carestía y con ellos llevaron a Norte América sus tradiciónes, entre las cuales Halloween, corría el XIX.

Fue en los estados de norte américa donde a falta de los grandes nabos de las tierras de orígen, fueron sustituídas con las calabazas, una icona de esta festividad, llamada "Jack-O-Lantern".

Miguel Luna

PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2006
No part of this site may be reproduced or stored in a retrieval system. 
All rights reserved  liberatiarts