EN DEFENSA DE TACNA, UNA VEZ MÁS

de  FREDY GAMBETTA

Como tacneño, lo confieso, pocas veces he sentido más cerca la ingratitud que durante la semana que pasó. Me refiero a los problemas suscitados con el impedimento de que siga su curso un contenedor, hacia Tacna, que había sido desembarcado en el puerto de Arica, de acuerdo con las leyes vigentes.
Esta acción respondía, sin duda ninguna, a gestiones hechas por quienes se sintieron mortificados cuando se anunció que Tacna, a través de su ZOFRA, cortaría o reduciría el monto del dinero que se le asignaba a la provincia de Ilo.
Los que se sintieron mortificados fueron, entre otros, los voceros políticos Ernesto Herrera, Congresista, y la inefable doña Cristala Constantinides Rosado, Presidenta de la Región Moquegua. El primero, si creemos lo que decían los medios de comunicación, nos llamó a los tacneños "antipatriotas" y "contrabandistas". Confieso que no quise creer lo que leía. En primer lugar porque se trata de un Congresista de la República, bien o mal llamado "padre de la patria". Luego pensé que Herrera Becerra empezó, cuando lo conocí, allá por los últimos años de los 70s, como dirigente sindical beligerante de los trabajadores de la Refinería de Cobre, de MINEROPERÚ. En sus arengas usaba ese lenguaje incendiario, populachero, que incendia el ánimo a los villanos. Pero, después de más de veinte años, cuando, supuestamente, ha dejado su militancia, en uno o varios de los mini partidos de la izquierda, para militar en las filas del partido de gobierno, suponía que, como quería Julio Ramón Ribeyro, había "expropiado las buenas costumbres a la burguesía". Sin embargo, a juzgar por las noticias, en el lenguaje que emplea para ofender a los tacneños, parece que es el mismo de siempre. Como diría Georgette de Vallejo, "…allá ellos…allá ellos.."


Empezaba esta crónica haciendo alusión a la ingratitud. Al respecto, el grande don Miguel de Cervantes y Saavedra ha escrito, en la parte II, del capítulo LI, de la Carta de don Quijote a Sancho, que la "ingratitud es hija de la soberbia". Por su parte, Calderón de la Barca, en la loa del auto Psiquis y Cupido, nos legó los versos siguientes: "Quien usa beneficios/ con un ingrato,/ lo que siembra en finezas/ coge en agravios". Lo dijo todo. 

Ingratos son quienes ofenden y con desparpajo piden más cuando saben, perfectamente, que Tacna, durante años, a través de la entonces ZOTAC y CETICOS, después, entregó más de 20 millones de dólares a Ilo para que, por lo menos, utilizaran ese dinero en potenciar su puerto, en hacerlo atractivo para la importación. Sin embargo empezaron por construir un elefante blanco, para sus oficinas, y construyeron obras menores y pasearon por el mundo, varios de los directivos y funcionarios de CETICOS ILO. ¿Do fueron? ¿Qué lograron? ¿Dónde están las cuentas de lo entregado e invertido?

Por otro lado los ileños, durante años, se abastecen del agua que se les envía desde Tacna, después de generar la energía eléctrica. Entonces fue porque, como todavía no era una realidad el Proyecto Pasto Grande, sufrían por la escasez del líquido elemento del que, con su pocos recurso, solamente contaban algunas horas al día.

Eran tiempos duros para Tacna, inclusive, puesto que, por una sobre explotación de las aguas de la laguna Aricota, y la sequía que duró muchos más de los años previstos, como normales, se pensó en racionar la generación de la energía eléctrica al no contarse, en esos años, con un sistema interconectado, como el actual que soluciona cualquier problema y a que EGESUR realiza una explotación técnica y racional del recurso.

Pues bien. Entonces se planteó a las autoridades moqueguanas usar el agua de la laguna Pasto Grande para ayudar a que la laguna Aricota no colapsara y, entre otras cosas, se siguiera enviando agua a Ilo. La respuesta unánime fue un rotundo NO. Encabezando esa respuesta estuvo la entonces lideresa de izquierda marxista doña Cristala, hoy en las filas del partido político de un distinguido empresario, como es don Alberto Andrade. O sea, la política del perro del hortelano que no comía ni dejaba comer.

Pasto Grande se hizo. Hoy los moqueguanos tienen agua. Tanta que, me dicen, no lo he comprobado, en algunas estaciones del año, se pierde en el mar. Pero nada para la laguna de Aricota. ¡Ni pensarlo! No hablemos del suministro de energía eléctrica que Moquegua e Ilo, durante años, recibieron de las Centrales Hidroeléctricas de Aricota.

Tacna es una Región mediterránea, la única con esa característica en la costa del país. Perdimos nuestro puerto natural que es Arica. Felizmente que el Tratado de 1929 contempló que Chile debería construir un espigón de atraque. Felizmente también que, en el convenio complementario, se indica que la mercadería que ingrese al Perú, por ese muelle, podrá ser ingresado al Perú sin restricción alguna.

Para hacer más fácil el comercio internacional, y cumplir con el Tratado de 1929, existen acuerdos posteriores, entre los organismos peruanos y chilenos, que indican la posibilidad de desembarcar la mercadería, destinada al Perú, por cualquiera de los siete espigones ubicados en la bahía de Arica. Luego esa mercadería puede ser transportada por el ferrocarril o, en el caso de que estuviera inoperativo, por la carretera Panamericana, como se estaba haciendo.

Por todo ello, por razones de historia, que parecen ignorar quienes no saben que hacer para cortar el desarrollo de Tacna, por razones de interés nacional que, por ser tales, competen a toda la república, los tacneños tenemos la razón. En esta lucha, de hacer valer el derecho de usar en plenitud los derechos en Arica, tienen que estar unidos los realmente patriotas, los que amamos no solamente a la Heroica Ciudad, a la que bastante le debe la nación, frente a los que, alegando chauvinismos provincianos, sin saberlo o a sabiendas, le hacen el juego a los grandes intereses del gran empresariado nacional que, para cortarnos las alas, y usando a tontos útiles, no tiene otro recurso que llamarnos, a los tacneños, "contrabandistas".

Ruego, a mis buenos amigos moqueguanos, que los tengo y los hay, no sentirse aludidos. Una mala golondrina no hace verano. Pero, una vez más, los tacneños no aceptamos insultos. De nadie. 

 




FREDY GAMBETTA

  • Poeta, escritor y periodista peruano, nacido en la ciudad sureña de Tacna, en la costa del Perú.. Cursó sus estudios primarios y secundarios en su ciudad natal y los superiores en la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa.
  • Su obra poética, escrita hasta 1997, fue publicada con el título SOBRE TODO EL AMOR. 
  • A Gambetta se le conoce como el CRONISTA DE TACNA. Hasta la fecha ha publicado tres tomos de crónicas. El último, NUEVA CRÓNICA DEL TIEMPO VIEJO, contiene episodios de la vida tacneña ocurridos entre 1866 y 1924. 
  • En 1988 publicó RICARDO JAIMES FREYRE, TACNEÑO CONTINENTAL, ensayo biográfico sobre el gran poeta modernista nacido en Tacna.
  • En 1989 dio a la imprenta su novela histórica EL ARDIENTE SILENCIO, historia novelada que abarca sucesos de la vida tacneña comprendidos entre 1899 y 1911, sin duda uno de los períodos más álgidos del cautiverio sufrido por la Heroica Ciudad en poder de Chile.
  • En 1998 la Empresa de Transmisión Centro Norte, ETECEN publicó su obra EPISODIOS DE UN PERÍODO DE LA GUERRA DEL PACÍFICO, DE PISAGUA A TACNA.
  • Fredy Gambetta hace más de veinte años publica semanalmente, en el diario CORREO, de la ciudad de Tacna, PERU, la columna RUMOR DEL CAPLINA en la que registra personajes y episodios de la vida citadina, de manera ágil, combinando de manera exquisita la literatura y el periodismo.
  • Los poemas y las crónicas de Fredy Gambetta han sido publicados en España, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Puerto Rico, Méjico, Venezuela, Estados Unidos y el Brasil. Últimamente, traducido al italiano, colabora en el periódico que la comunidad lígure edita en Génova y para el mundo con la A.I.P Associazione Italo Peruana PERUAN-ITA' .
  • Gambetta ha dedicado su vida a la literatura, al periodismo y a exaltar los valores de su ciudad natal. Sin duda se trata de uno de los escritores tacneños, y del sur del Perú, más prolíficos del recientemente pasado siglo XX. Su obra ha merecido, entre otras distinciones, la MEDALLA DE LA CULTURA, del Instituto Nacional de Cultura y el PREMIO MUNICIPAL FOMENTO A LA CULTURA que le fuera conferido por el Concejo Provincial de Tacna-PERÚ.



 

APORTES DE FREDY GAMBETTA - CRONISTA DE TACNA

Testimonios de investigadores chilenos

"... buen aguardiente de uva...""... el actual pisco se llamaba aguardiente de Pisco porque de allí y de Ica venía. La provincia de Ica es fértil y rica en viñedos. El nombre de la ciudad ha llegado a ser genérico no menos que el de Cognac, coñac".

RODOLFO LENZ, "DICCIONARIO ETIMOLÓGICO DE VOCES CHILENAS DERIVADAS DE LENGUAS INDÍGENAS AMERICANAS" (1905)

" Pisco.m. Aguardiente muy estimado que se fabrica en el Perú ... y conocido ya en todo el mundo. Principió sin duda en el puerto de Pisco, y por eso tomó este nombre".

MANUEL ANTONIO ROMÁN. "DICCIONARIO DE CHILENISMOS"

"Pisco (del pueblo de Pisco, en el Perú)m. Aguardiente de uva moscatel de esa procedencia..."

JOSÉ TORIBIO MEDINA. Polígrafo chileno. "CHILENISMOS" (1928)


 

ODA AL PISCO
A Toño Biondi


En el pisco
hay fragancias de uvas secretas.
Parras transparentes mañanas asoleadas.
Inesperadas tardes noches de misterio.
Variopintos piskos de la costa.
Hijos nacidos del vientre de la arena.

En el pisco navegan caricias
de viejos ceramistas dormidos.
Abrigados por los siglos.

Luce transparencia de alma buena.
Sumo del esfuerzo esencia del hombre
y de la tierra.

Compañero en la soledad
de los salones.
En la abrigada casas del obrero.
En el gabinete azul del poeta
que destila palabras.

Luminoso triunfante.

Peruanísimo pisco
que pinta de rojo y blanco
el alma.

FREDY GAMBETTA 16.marzo.2003



LA VERDAD SOBRE LAS MINAS DE TOQUEPALA
* FREDY GAMBETTA


Con estupor he leído, hace algunos días, en las páginas de este diario que, en una entrevista, doña Cristala Constantinides Rosado, actual Presidenta de la Región Moquegua, sugirió que las minas de Toquepala habrían pertenecido a lo que fue el departamento de Moquegua.
Esa declaración que, de haber venido de un vecino, común y corriente, no me habrían preocupado en absoluto, merecen una aclaración, de una vez por todas, porque la hace una autoridad que, en otra ocasión, con su presunta ignorancia, acerca de la utilización, por el Perú, del muelle peruano en Arica, demuestran mala fe y una inexplicable e incomprensible posición anti tacneña, a la que es tiempo de responder contundentemente, con documentos, no con decires o rumores. 
He consultado varias obras en las que dan noticia acerca de las minas de Toquepala. Todas, absolutamente, la ubican, como debe ser, en el distrito de Ilabaya, en la Región Tacna. Algunas varían la fecha del inicio de sus actividades de extracción del cobre. Pero a esos datos, muy actuales, no me voy a referir.
Para conocimiento de mis amables y pacientes lectores, algunos seguramente sorprendidos por las audaces afirmaciones de doña Cristala, y para conocimiento de ella misma, si es que me honra con la lectura de la presente crónica, y que, de ser así, se la dedico afectuosamente, comunico que soy poseedor del documento original del primer denuncio que, el 2 de octubre de 1875, cinco años antes de declarada la Guerra del Pacífico, se hiciera de las minas de Toquepala. Al margen, esta es noticia que debe interesar a los actuales directivos de Southern Peru Copper Corporation. 
El documento que está en mi archivo particular, a la vista de quien desee verlo, está redactado en papel de 5 centavos, con sello de la República del Perú, dirigido al Juez de Primera Instancia. Empieza de la manera que sigue": Eduardo Chirinos, Luis Mattiuzzi y Antonio Alfonso, todos vecinos de ésta, (Tacna) ante U.S. a falta de la Diputación de minería nos presentamos y decimos que EN EL DISTRITO DE ILABAYA hemos encontrado una mina metal de cobre, que según averiguaciones hechas a los indígenas, abandonada por muchos años, según parece trabajada por reconocimiento llamada Toquepala ignorándose sus poseedores teniendo trabajado de cuatro a cinco metros de profundidad. Su rumbo es al parecer sur norte y colinda por el este con un cerro alto de la misma sierra, por el oeste con otro cerro de igual circunstancia, por el sur con una quebradilla u hoyada y por el norte con el mismo cerro".
En el segundo párrafo denuncian también la mina de cobre-plata, "por muchos años abandonada", denominada San Francisco del Norte, ubicada también en el distrito tacneño de Ilabaya, en la zona conocida como Mecalaco. Ruego a algún lector que me ilustre sobre si aún existe este punto en la sierra ilabayeña.
En el tercer párrafo, los denunciantes anotan: " Dichas minas las denunciamos en debida forma a fin de que nos adjudique la posesión que acuerden las ordenanzas del ramo a los denunciantes de minas abandonadas; prometiendo por nuestra parte cumplir con los requisitos que prescriben dichas ordenanzas a fin de que se suministre la posesión, previos los avisos por el tiempo que determine la ley. Para conseguirlo pedimos y suplicamos se sirva proveer y mandar lo que solicitamos por ser de justicia". Firmado el 2 de octubre de 1875 por Chirinos, Mattiuzzi y Alfonso y recibido, ese mismo día, a las dos de la tarde.
Dos días después, en un ejemplo de lo que hoy debe ser la agilidad en los trámites burocráticos, el señor Juez de Primera Instancia, doctor don José Manuel Suárez, ordena fijar carteles en los lugares de costumbre y publicar el denuncio en uno de los diarios de la localidad, ante la eventualidad de que apareciera un propietario. Esta gestión la hicieron ante el Notario, Miguel Benavides, a falta de una Diputación de Minería.
La ilusión de que Toquepala alguna vez perteneció a Moquegua es reciente. Nace a base de que el geólogo Gustav Steiman, en 1930, en su obra "Geología del Perú" afirmara que "en el distrito de Moquegua se halla el yacimiento de Toquepala". Este geólogo extranjero no sabía nada de geografía del Perú. El dato lo registra Luis E. Kuon Cabello, en su obra RETAZOS DE LA HISTORIA DE MOQUEGUA.
Pero mis documentos, que por primera vez los publico, son de 1875 o sea de medio siglo antes. Así que está bueno ya de majaderías que, entre regiones, de un mismo país, a nada conducen. Otra cosa es que alguien pretenda, a base de su fobia hacia Tacna, llevar agua para su propio molino. 


 

APORTES DE FREDY GAMBETTA - CRONISTA DE TACNA

CAUCE ÉTNICO

En la cultura pre inca Paracas se ubicaron los piskos, alfareros famosos que fabricaban objetos de cerámica. Entre ellos unas vasijas cónicas, para transportar líquidos.
En la Colonia los españoles las usaron para guardar el aguardiente de uva.

CAUCE ZOOLÓGICO

A las aves de la zona de Paracas se les daba el nombre genérico de piskos. Se encuentra el dato en Cieza de León, Diego Gonzáles Holguín, Garcilaso y otros cronistas.

CAUCE TOPONÍMICO

Pisco es el nombre del puerto de Ica. 
Debe su nombre a las avecillas y a los alfareros. Desde el siglo XVI.
En 1787, Esteban de Terralla y Landa escribió:

"Verás mil tranquilidades
mas no de las de sosiego
sino de espíritu puro
de la uva de Pisco nieto"

(LIMA POR DENTRO Y POR FUERA. Romance XIII)

CAUCE INDUSTRIAL

Dos aspectos básicos:
1) La tinajilla de cerámica de los viejos ceramistas piskos.
2) La designación de pisco al aguardiente e uva es muy antigua. Data del siglo XVIII. Se encuentra en las tradiciones de Palma, en Juan de Arona, en su Diccionario de Peruanismos.

DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DE LA LENGUA

PISCO  Aguardiente superior fabricado en Pisco, lugar peruano.


Fredy Gambetta 2003© por Peruan-Ità 


PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2003
No part of this site may be reproduced 
or stored in a retrieval system. 
All rights reserved