GUSTAVO PONS MUZZO
de  FREDY GAMBETTA

Ha fallecido el último de los historiadores tacneños que, generacionalmente, nos precedieron. El maestro Jorge Basadre; Fortunato Zora Carvajal, que nos acercó a la historia de Tacna; Nilo Rueda Valverde, autor de HISTORIA DEL DEPARTAMENTO DE TACNA, injustamente olvidado y otro olvidado, Carlos Alberto González Marín que fue, no solamente en mi concepto, sino en el de varios historiadores y escritores, el que hizo mayores aportes, entre los tres últimos.

Conocí al doctor Pons Muzzo en Lima, en el Club Tacna. Recuerdo que me obsequió, con una elogiosa dedicatoria, su libro ESTUDIO HISTÓRICO SOBRE EL PROTOCOLO DE RIO DE JANEIRO (1994).

Pons Muzzo, nació en nuestra ciudad el 12 de setiembre de 1926. Hijo de Bartolomé Pons Salleres, de raíz española, y de Elsa Muzzo Vásquez, hija de italiano. La familia, obligada por el cautiverio, abandonó Tacna. Sus estudios secundarios los culminó en el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe. En la Universidad Nacional Mayor de San Marcos optó, en 1943, el grado de doctor en Letras, en 1945, con la tesis EL CONFLICTO ENTRE PERU Y ECUADOR e HISTORIA DEL CONFLICTO ENTRE PERU Y ESPAÑA. Dos años más tarde se doctora en Educación, con la tesis, HACIA UNA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA DE LA EDUCACIÓN NACIONAL, que le valió el Premio de Fomento a la Cultura.

Fue Director de estudios en el Colegio Militar Leoncio Prado y Director de las Grandes Unidades Emilio de Nosiglia y Ricardo Bentín. Su vocación de maestro lo llevó a fundar el Colegio San Julián, en el distrito de Barranco. Paralelamente fue catedrático en las Universidades Mayor de San Marcos y en la Pontificia Universidad Católica.

Integró la Comisión del Sesquicentenario de la Independencia y la comisión consultiva que estudió la propuesta chilena para dar salida al mar a Bolivia (1975-1976). Como integrante de la Comisión para estudiar la autenticidad de la letra del Himno Nacional escribió el libro LA LEY Nº 1801 Y LA LETRA AUTÈNTICA DEL HIMNO NACIONAL (1983).

Le escuché que él jamás cantaba la “estrofa apócrifa”, que la mayoría canta. Desde entonces no volví a cantar el “largo tiempo el peruano oprimido” sino la bella sexta estrofa que empieza con el verso “En su cima los andes sostengan…”. Por aquellos días, en el Club Tacna, del que el doctor Pons Muzzo fue destacado presidente, no cantaban esa estrofa que ofende el orgullo nacional.

El doctor Pons Muzzo ha sido miembro de la Sociedad Peruana de la Historia; del Centro de Estudios Histórico Militares; de la Sociedad Geográfica de Lima y del Instituto Sanmartiniano del Perú.

Hasta donde tenemos noticia, las obras que escribiera nuestro eminente paisano son:EDUCACIÓN PARA LOS JÓVENES PERUANOS (1953); LAS FRONTERAS DEL PERÙ (1962); HISTORIA DEL CONFLICTO ENTRE EL PERÙ Y ESPAÑA 1864-1866 (1966); POLÌTICA EDUCATIVA DEL ESTADO PERUANO (1966); HOMENAJE A BARRANCO (1969); EL GOBIERNO PROTECTORAL DEL LIBERTADOR GENERALÌSIMO JOSÉ DE SAN MARTÍN (1971); COMPENDIO DE HISTORIA DEL PERU (1978); EL CORONEL BOLOGNESI Y EL EXPANSIONISMO CHILENO(1987); ESTUDIO HISTÓRICO SOBRE EL PROTOCOLO DE RÌO DE JANEIRO (1994); BREVE RESEÑA DE LOS LÌMITES FRONTERIZOS ENTRE PERÚ Y ECUADOR (1995); DEL TRATADO DE ANCÓN A LA COMISIÓN DE LIMA.UNA HISTORIA DE LA POLÍTICA EXTERIOR CHILENA DESDE LA FIRMA DEL TRATADO DE ANCÓN A LA ACTUALIDAD (1999).

Los jóvenes peruanos, de mi generación y de algunas más recientes, estudiamos la historia del Perú en los libros de texto del doctor Gustavo Pons Muzzo. Apreciábamos no solamente la manera didáctica, ágil, de presentar las etapas y los episodios de nuestro pasado sino que también nos solazábamos viendo las ilustraciones. Eran, la mayoría, reproducciones y fotografías de obras de artistas, de pintores; retratos de virreyes y de presidentes de la época republicana junto a vistas de los monumentos históricos y de hechos importantes del país.

Reproduzco un fragmento de una de las cartas que me escribiera, fechada en Lima el 23 de noviembre de 1989. “Hace algunos meses, nuestro amigo común Gróver Pango Vildoso me hizo llegar un ejemplar de su novela EL ARDIENTE SILENCIO, con su amable dedicatoria. La he leído con atención y entusiasmo y al final he quedado muy gratamente complacido por la importancia del momento histórico que ha escogido, la exactitud de los datos históricos y lo ameno del estilo.

Lo felicito por haberse iniciado en el género de la novela histórica, tan necesario para nuestro pueblo tacneño y sobre todo para las nuevas generaciones que no han sufrido la hostilidad y la brutalidad de la dominación chilena. Hay que mantener por todos los medios el patriotismo de nuestro pueblo frente al peligro que constantemente significa Chile, más ahora que Tacna sufre la invasión puneña. Hay que tener mucho cuidado para que los hijos de estos inmigrantes se eduquen en el patriotismo tacneño….Le reitero mis felicitaciones y reciba un abrazo de su amigo. Gustavo Pons Muzzo”.

Paz en la tumba de este gran tacneño.

arunta07@hotmail.com


liberatiarts
www.peruan-ita.org