BIBLIOTECA VIRTUAL TACNEÑISTA
de FREDY GAMBETTA


Mi más lejano recuerdo de una biblioteca es aquel de la antigua Biblioteca Municipal, ubicada en la angosta calle Ayacucho, en una vetusta casona, propiedad de la Beneficencia Pública, al lado de donde se editaba el diario LA VOZ DE TACNA.

La bibliotecaria era una señora blanca, gorda, que remataba el peinado con un moño y siempre estaba muy bien maquillada. Era doña Rosa Banchero viuda de Urday a quienes todos llamábamos, cariñosamente, señora Rosita. Ella era muy buena, muy amable con los niños y jóvenes lectores, la mayoría escolares que, más de una vez, le hicieron blanco de sus travesuras. Yo, hasta ahora, después de tantos años, puedo evocar el olor de la colonia que usaba y el tono de su “colorete”.

La señora Rosita en sendos cuadernos tenía fichados todos los libros, enciclopedias y colecciones de revistas y periódicos. También recuerdo que me mostró un álbum de recortes de periódicos referentes a efemérides patrióticas con el que facilitaba las consultas que le hacíamos para cumplir con las tareas escolares.

En mis años de Educación Secundaria frecuentaba la Biblioteca, ubicada en el tercer piso, del bloque central del edificio de la Gran Unidad Escolar CORONEL BOLOGNESI. Allí la bibliotecaria era mi inolvidable amiga doña Laura Camacho de Barahona. Doña Laurita, madre de mis amigos Manolo, Macarena, Lourdes y Lila, esposa de don Norman, el más versado cronista deportivo que Tacna ha tenido, era, además, mi cómplice. Digo que era mi cómplice pues ella sabía que yo fingía enfermarme para no estar presente en las clases de Educación Física y subir raudo a la biblioteca donde ella me esperaba con los libros que sabía eran de mi preferencia. Y es más. Voy a confesarlo en voz baja. Ella me prestaba libros para que me los llevase a mi casa, cosa que no hacía con “nadies”. Si, ya sé, es barbarismo. Pero da un sentido extremo de absoluto. Por ella tuve en mis manos una primera antología de la poesía peruana, bellamente empastada, y los libros de mi nunca bien como se debe alabado maestro AZORÍN, publicados por la Editorial Lozada que, después, con los años, he ido comprando en librerías de viejo en varias ciudades.

En aquellos tiempos no podíamos ni siquiera soñar con que algún día el basto mundo sería tocado por el hada cibernética y aparecerían las computadoras y el internet que convertirían el orbe en un pañuelo, abarcándolo todo y permitiendo que todos tengamos acceso al conocimiento, al instante.

“Oh hada cibernética!”, cantaba el poeta Carlos Germán Belli, hace cuarenta años vaticinando, como buen vate – vate viene de vaticinio – los tiempos que vendrían. Hoy no es preciso consultar grandes volúmenes, permanecer en una biblioteca acatando un horario de atención. Ahora simplemente basca usar un servidor y todo el conocimiento aparecerá al instante. Por eso no estoy muy seguro de seguir invirtiendo partidas en la compra de libros cuando todo el conocimiento está ya en el internet. Claro que, por supuesto, no se me adelanten algunos, nadie niega el placer que para un bibliómano significa tener en las manos un libro que tiene hasta su propio olor. A mí, por ejemplo, me encanta oler mis viejos libros. Tienen un perfume inexplicable. En la costa, sobre todo, la humedad los hace más fragantes.

No creo tampoco que el hábito de la lectura se haya perdido como afirman algunos pesimistas. Me atrevería a decir que hoy los niños y los jóvenes leen más porque tienen acceso directo al internet para cumplir con sus tareas escolares o los universitarios sus trabajos de investigación. Y para ello deben, necesariamente, leer. Destruyamos algunos mitos, es siempre saludable.

Para estar a tono con la modernidad la Municipalidad Provincial de Tacna ha inaugurado la BBILOTECA VIRTUAL TACNEÑISTA, dentro de su portal. Este es un aporte valioso y una primera experiencia en el país Por ello expreso mi beneplácito que sea nuestra ciudad la pionera. La Biblioteca Virtual, que pudo haberse llamado Biblioteca Virtual de la Municipalidad de Tacna, ofrece, como dice su misión, un servicio de información virtual divulgando una amplia documentación referente a la historia y a la cultura de Tacna. Con ello facilita el acceso universal y gratuito a través del internet para apoyar las tareas de investigación, docencia o la simple curiosidad intelectual por la cultura tacneña enlazándonos con el mundo ancho y ajeno.

La visión de la Biblioteca Virtual es servir de referente los 365 días del año divulgando la producción cultural tacneña y así contribuir, con este aporte, al enriquecimiento del pensamiento universal, en todos sus campos. No se trata de pensar que solamente se incluirán temas literarios o históricos. No. En ella tiene cabida todo el espectro de la creación y de la investigación humanística y científica.

De todo ello se desprenden objetivos muy concretos entre los que destacamos organizar, conservar y difundir el material virtual sobre el patrimonio histórico tacneño; apoyar la investigación, en todos sus campos; rescatar y difundir documentos útiles para el análisis, diseño, ejecución y evaluación de políticas y programas de desarrollo; crear una herramienta básica para un estudio integral de la historia, cultura y de todo el conjunto de la realidad tacneña y, finalmente, promover y fortalecer la identidad regional, fundamentalmente en los jóvenes, sean éstos hijos de tacneños o de inmigrantes, con mayor razón.

Cuando en la Municipalidad Provincial no se encontró nada, a favor de la cultura, hay que empezar de cero. Contribuyamos todos a que este proyecto crezca, continúe, que lo sigan otras administraciones municipales. El Alcalde Luis Torres Robledo ha dicho que no todo es “sembrar cemento” y tiene razón. Aunque la cultura no de votos es lo único que, realmente, perdura en el tiempo y eleva los espíritus.. Por eso mucha gente de buena voluntad se ha embarcado en este proyecto y muchos más aportarán para que la Biblioteca Virtual alcance con creces sus objetivos.
 

PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2007
No part of this site may be reproduced 
or stored in a retrieval system. 
All rights reserved