Los artículos de Pedro Isaías Flórez Chumpitaz 
Miembro de la Red de Jóvenes Comunicadores

¿ Es posible enamorarse de verdad?

Isaac, se encontraba pensativo. Solía pasar esta situación cuando la confusión invadía su mente y el desasosiego lo convertía en su presa. Isaac solía sentir estas emociones tan difusas porque jamás se había enamorado “de verdad”. Solía pensar que la vida era superficial, que una mujer se fijaría en él por cuestiones materiales. Hasta solía recordar aquella frase de José Ortega y Gasset que dice: “hay quien ha venido al mundo para enamorarse de una sola mujer, consecuentemente, no es probable que tropiece con ella”.
Fiel a su estilo, cuando la calma llegaba como un atisbo de sol, Isaac caminaba, varias cuadras, pensando y mediando muchas cosas relacionadas con la felicidad que sentiría con su futura “otra mitad”. Claro - se decía – “soy feliz, tengo, trabajo, mi parientes me admiran porque soy una persona sobresaliente, y eso me impulsa, a tomar nuevas opciones en mi vida, pero a pesar de ello, porque no encuentra lo que tanto anhelo, el amor de verdad”.
Durante las diversas etapas de su vida, sólo había tenido dos amores fugaces, pero ninguna había colmado sus expectativas. Que pasaría entonces. Se convertiría en cura, o seguiría soltero.
Sin embargo, el día menos pensado, descubrió aquella mirada que buscada, era tan angelical y risueña. Seria o no seria la que buscaba. Cuando la mirada, solía recordar la canción de Alejandro Sanz, “ y si fuera ella”.
Y fue en el momento, menos indicado en que ambos se conocieron. Fue precisamente, en el ensayo de un grupo teatral, donde fue invitado.
Isaac, sentado en un banco de madera, apreciaba como sus amigos ensayaban sus respectivas partes de la obra. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, llegó ella, su nombre Karlet. Para su sorpresa, ella se sienta a su lado y comienza a leer su respectiva parte.
Tras este encuentro fugaz. Isaac decide acompañarla. Así pasaron los días. Llegó el día de la actuación. El éxito fue total.
Pero más allá, de esta situación Isaac quería conocerla más y así fue, hasta que un día cuando tenían que presentar otra obra, Karlet, le dice a Isaac que tenía enamorado.
Isaac, se ríe, luego piensa ahora que haré. Posteriormente, por su mente, comienza a rondar la pregunta: por qué la mujer que me gusta tiene novio. Con el correr de los minutos, llegó la respuesta, seré su amigo, no importa, si se enamora de mí, lo importante será su amistad.
Transcurrían los días y no se avecinaba ninguna respuesta. Tal vez, se decía Isaac, el esfuerzo no valdría la pena. Lo único que quedaba, era despertar algún talento que dormía aletargado en el diván de sus sueños.
Pero cual se decía. Y llegó la respuesta: una canción. Ya no importaba nada se decía, lo único que vale es que ella se fije en mí. Contra viento y marea, escribió el mejor tema de su vida, con una melodía tan romántica, que lo acompañaría.
Tras meditar varios días se atrevió a cantar el tema, delante de sus amigos que pertenecían al grupo de teatro. Junto a ellos, se encontraba Karlet. Pasaron mas de tres minutos y medio y todas las miradas, se posaban sobre Isaac incluyendo la de karlet. Era obvio, el sentimiento.
Llegaron las felicitaciones y los saludos. Sin embargo, Karlet, salió presurosa del lugar donde Isaac había cantado. Ella lloraba. Sus lagrimas marcaban en la acera, el camino por donde ella se había desplazaba. Isaac, dejo por un instante a sus amigos, para seguirla.
La alcanzó, abrazo y le dijo mirándole a los ojos que la quería. Karlet lloraba, porque no se merecía tal reconocimiento. Isaac decidió mirarla. Con su mano derecha acaricio su rostro. Y la beso.
Han pasado mas diez años. Isaac aun recuerdo aquella anécdota que marcó su vida. Lo cuenta a sus hijos quienes habidos de saber el arte enamorar, se emocionan junto a él. Mientras su esposa, Karol, prepara la cena que comerán en las próximas horas..
A pesar de que Isaac nunca se casó con la persona que amaba, aun conserva en sus labios, el sabor a cereza que se desprendía de Karlet. Aun recuerda, con nostalgia aquel amor que lo inspiró a ser el mejor.

Pensar antes de enamorarse
Sin bien es cierto que, el ejemplo de Isaac, nos enseña una grata y tierna lección, se ha pregunta usted si realmente se ha enamorado de su pareja. Si el amor que le profesa es tan puro y verdadero o simplemente es superficial y materialista. En estos tiempos no vale enamorarse o morir, sino arriesgar.

Si usted es, por ejemplo, de aquellas mujeres que buscan a alguien por diversión o por una noche de placer, es porque aún en el fondo de su corazón no ha encontrado el amor de verdad, y simplemente, buscan llenar un vacío que existe en su corazón, con el cariño fugaz, que quizá, por unos minutos le pueda profesar la persona que conoció, pero después vendrá las típicas frases “ni siquiera me acuerdo de ti” o “ya fuiste”. Entonces que buscamos. Sentirnos heridos o enamorarnos de verdad.

En el libro El Arte de Amar, Erick From, sostiene que “Nos enamoramos, cuando conocemos a alguien por quien nos sentimos atraídos ...cuando compartimos con esa persona, nuestros sentimientos y pensamientos más íntimos. Este sentimiento nos produce gran placer, hasta que la química de nuestro cuerpo cambia y dentro de el se producen unas substancias llamadas endorfinas. Nos sentimos felices, y andamos todo el día de buen humor y atontados. Cuando estamos enamorados, nos parece que nuestra pareja es perfecta y la mas maravillosa del mundo. Empezamos a amar, cuando dejamos de estar enamorados. El amor requiere tiempo, requiere conocer y reconocer los defectos del ser amado....requiere ver lo bueno y lo malo de la relación. No quiere decir que enamorarse sea malo, al contrario es maravilloso.....sin embargo, es sólo el principio.
Muchas personas son adictas a estar enamoradas. Terminan sus relaciones, cuando empiezan a ver defectos en la otra persona, y se dan cuenta, que no es tan perfecta como pensaba. El verdadero amor, no es ciego. Cuando amas a alguien, puedes ver sus defectos y los aceptas. Puedes ver sus fallas y quieres ayudarle a superarlas. El amor verdadero está basado en la realidad. No es un sueño de que encontraste a tu príncipe azul, o a tu princesa encantada. Encontraste una persona maravillosa, de acuerdo, pero no es perfecta, ¡Ni tu tampoco! Encontraste tu alma gemela.... pero también los gemelos discuten y tienen diferencias. Tú no puedes amar a alguien que no te ama......ya que el amor verdadero es recíproco. Empezamos a amar no cuando encontramos una persona perfecta, sino cuando aprendemos a ver perfectamente una persona imperfecta’...

Por ello, para enamorarse mi querida amiga, es bueno saber elegir. Ahora, hay que aclarar que no nos encontramos en una jungla donde una persona escoge a la buena o a la mala a una persona. No. Acá hay una decisión personal de por medio, que se somete a prueba, más allá del “destello hormonal” que solemos sentir por alguien.

El tiempo - aunque suele ser tirano porque pasa con tanta rapidez- nos permite descubrir quienes son las personas que nos rodean. Entonces, para saber quien es la persona adecuada que ocupará la mitad de nuestro corazón, es necesario ser transparente y dejar que la otra persona también lo sea.

En esta etapa, ni los horóscopos ni las premoniciones (tan triviales e inexactas por cierto) no surten efecto cuando conoce a alguien. Lo importante es plantear una meta en su vida, objetivos y dentro de ellos, descubrir que es lo que realmente busca en una persona.

Recuerde que el amor, nace en un momento inesperado. A veces quizá, desperdiciamos los mejores momentos de nuestra vida por encontrar a alguien y sin darnos cuenta se encuentra cerca de nosotros. No tira nada por la borda, sin haber intentado. Lo que sí es cierto que para enamorarse no existe edad.

Entonces deje que la chispa del amor, comience a fluir en su vida y lo inspire a realizar cosas fabulosas en su vida. Comience a escribir nuevas historias, anécdotas, vivencias que le permitan poder dilucidar lo bueno y lo malo de su existencia. Al respecto, José Ortega y Gasset dice: “El amor auténtico se encuentra siempre hecho. En este amor un ser queda adscrito de una vez para siempre y del todo a otro ser. Es el amor que empieza con el amor”.


Aprende a amar de verdad. Recuerde que, con el paso del tiempo, el amor se convierte como el mejor vino. Entonces, trate de encontrar el verdadero rumbo de su vida. Además puede complementar esa experiencia, con la lectura. Existen diversos libros que brindan una serie de sugerencias. Analice y tome la mejor opción.

Finalmente, como indica Alfred de Musset “enamorarse no es difícil, pero sí expresar ese estado”.

Pedro Isaías Flórez Chumpitaz ©

precedente       ultimo aggiornamento


PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2005
No part of this site may be reproduced 
or stored in a retrieval system. 
All rights reserved