Don Ricardo Palma y su Hijo
de Dario Mejia  Melbourne, Australia

Corría el año de 1892 y Don Ricardo Palma fue nombrado, por el gobierno de ese entonces, como Delegado del Perú al Congreso Internacional de Americanistas que se realizaba en Madrid, España. Nuestro tradicionista viajó con su hijo menor, Ricardito, quien tenía 10 años de edad. En Madrid, los homenajes que recibió nuestro tradicionista fueron muchos, tanto de los centros culturales, sociales como políticos, incluyendo a la Real Academia de la Lengua de la cual era miembro. Lo que llamó mucho la atención fue que a todas las reuniones a las cuales fue invitado, siempre asistía acompañado de su hijo.

En todo Madrid se comentaba ese caminar inseparable de Don Ricardo Palma con su hijo, a todo lugar y a toda hora, que días antes de su regreso al Perú un grupo de miembros de la Real Academia de la Lengua deciden jugarle una broma y ponerlo en aprieto, para lo cual le organizan una fiesta de despedida y en la esquela de invitación que le hacen llegar escriben: "Al Señor Don Ricardo Palma"; poniendo debajo de ello con mayúsculas y entre paréntesis "¡SIN HIJO!".

Cuando nuestro tradicionista leyó la invitación, se la guardó y no le dijo nada a su hijo para no ponerlo triste. Como nuestro ilustre limeño era una persona muy observadora también, se había dado cuenta del espíritu católico que predominada en los españoles quienes tenían la costumbre de invocar a la Santísima Trinidad al presentarse en toda casa y reunión, diciendo: "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Así que la chispa, innata en él, le vino recordando aquello que podría servirle para solucionar el problema de lo que le habían puesto en la esquela de invitación.

Llegó el momento en que había que asistir a la fiesta y nuestro tradicionista se dirigió a ella llevando a su hijo de la mano. Al llegar a la casa donde se realizaría la reunión, le pidió a Ricardito que se escondiera detrás de una mampara de la antesala diciéndole: "Quédate aquí, hijito, y no te muevas hasta que yo te llame, no tengas miedo que va a ser muy pronto".

El tradicionista hizo un ingreso apresurado al salón, donde los miembros de la Real Academia de la Lengua y demás invitados lo esperaban, y los saludo diciendo pausadamente: "Muy buenas ténganlas ustedes, muy señores míos, y que sea En el nombre del Padre... y del Espíritu Santo". Los académicos pensando que le habían cazado una falla al tradicionista, le replicaron al unísono: "Cómo es eso Señor Don Ricardo, ¿qué ha hecho usted del Hijo?". Y el gran tradicionista, más pícaro y vivaz que todos ellos, gritó alegremente: "Ricardito, ven hijo, entra, que te reclaman". Así que Ricardito sin esperar otro llamado se puso, de un salto, en medio del salón. A los académicos no les quedó otra cosa que ponerse a reír al darse cuenta la manera ingeniosa con la cual nuestro tradicionista les devolvió la broma que pretendieron gastarle con la esquelita de invitación.

P.D.
Anécdota extraída del libro "La Lima Criolla de 1900" de Eudocio Carrera Vergara, edición corregida y aumentada, Lima 1954.

Don Ricardo Palma

El 7 de febrero de 1833, nació el insigne tradicionista Ricardo Palma en la Calle Puno, actual tercera cuadra del Jr. Ayacucho, Lima. Figura célebre de la literatura peruana tiene entre sus obras más conocidas las "Tradiciones Peruanas", la obra literaria que ha hecho conocer más al Perú en el extranjero.

En la edición No. 2824 del 2 de noviembre de 1848 del periódico "El Comercio", se publicó unos versos de Don Ricardo Palma dedicados a la memoria del General Gamarra. Contaba en esa oportunidad con solamente quince años y quizás esos sean sus primeros versos que haya publicado. Los firmó como Manuel Ricardo Palma, firma que empleó inicialmente.

Don Ricardo Palma es uno de los mayores orgullos peruanos que tenemos, siendo su obra una especie de lectura obligada de todo peruano desde la escuela ya que por medio de ella se aprende a conocer más al Perú. Su contribución también ha sido como periodista, cronista, historiador, lingüista, político y la enorme tarea de reconstruir la Biblioteca Nacional que fue saqueada por la horda invasora durante la Guerra del Pacífico.

La lingüística fue siempre una de las mayores preocupaciones de Don Ricardo Palma, habiendo contribuído enormemente al engrandecimiento y desarrollo del idioma castellano con la incorporación de peruanismos, americanismos y quechuanismos, lo cual no fue una tarea fácil para él, sino que tuvo que librar una ardua lucha ante la Real Academia de la Lengua.

Un aspecto, alagado por muchos, de nuestro gran tradicionista era su alegría, gracia, donaire, picardía y chispa propia de los criollos de antaño, que lo hacían más querido y admirado por todos los que tuvieron el placer de conocerlo personalmente.

Falleció el 6 de octubre de 1919 en Miraflores, Lima. Don Ricardo Palma fue muy querido y admirado en vida, por ello, al fallecer, la musa popular se hizo presente para sumarse al dolor ante tamaña pérdida, siendo los hermanos Suárez quienes compusieron un vals para honrar a nuestro gran tradicionista, "Ricardo Palma".

Ricardo Palma
(Vals Peruano)
De los Hermanos Suárez


Un ángel que con sus alas cubría
el lecho del poeta en su agonía,
las palmeras que en los campos se caían
y el gran poeta Ricardo Palma fallecía.

Fue hombre eminente y gran tradicionista
de la letra peruana Ricardo Palma,
el mundo es que lo ha sentido
la muerte del literato.

Para la literatura
como su gran escritor,
llorará la Patria mía
su muerte con gran dolor.

Las palmeras coronaban su ataúd,
iban cubiertos por su noble pabellón,
qué tristeza se sintió en el corazón,
al oir la marcha fúnebre, que es la última canción.

PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2003
No part of this site may be reproduced 
or stored in a retrieval system. 
All rights reserved