Federico Barreto

 

Cortesia de Victor Hurtado Riofrio 

Federico Barreto
Poemas de Federico Barreto

Leyendo las "Efemerides Criollas" que nuestro amigo y compañero de lucha, Dario Mejia nos envio recientemente, encontre la fecha de nacimiento del gran poeta Tacneño Federico Barreto, conocido tambien como "El Poeta del Cautiverio". Dario nos dice claramente que su soneto "Jaspe" tambien conocido como "Queja a Dios" fue convertido al vals bajo el titulo de "Aurora" y su soneto "Ultimo Ruego" bajo el de "Odiame".
Barreto fue hijo del Coronel Federico Maria Barreto y de doña Ventura Bustios,
nacido en Tacna el 8 de Febrero de 1886, prolifero poeta y mejor periodista, fue uno de los ardorosos abanderados del patriotismo, eso lo sabe bien su pueblo que lo ama, por eso buscan y resitan sus poemas. Emigra a la ciudad de Marsella, Francia, donde fallece un 30 de Octubre de 1929.
Lo que nunca he podido entender es, como aparecen estos valses con solo el nombre de los "presuntos" autores (cuando realmente fueron solo quienes los convirtieron en piezas criollas), oviando deliberadamente el nombre de Barreto, su verdadero autor. Lamentablemente, estas cosas pasan, sin embargo gracias a la investigacion que se efectua hoy por hoy, la verdad antes oculta, sale a la luz. No debemos permitir que se omita y/o ignore el nombre de los verdaderos autores, por la simple razon de que no es honesto. 
Dario explica en otro articulo, que no solo estos dos poemas fueron musicalizados, sino que son muchos mas, los poemas convertidos a valses criollos, o musicalizados al vals.
Gracias a otro gran compañero de lucha en nuestra lista, (me refiero al buen amigo Leoncio Espinoza) quien tuviera la fineza de obsequiarme un libro de poemas de este gran "Poeta del Cauteverio", traido directamente de Tacna, Peru, en su mas resiente visita a diferentes puntos de nuestra amada patria. Hermozos poemas que ire compartiendo, poco a poco, con todos ustedes, mis criollos amigos.

                   AL PERU
          Federico Barreto

¡Patria del corazón! La suerte un dia,
te hundio en el pecho con furor la espada,
y hoy, abatida pero no humillada,
pareces un león en la agonia.

Antes, cuando dichosa te veia,
fuiste por mi con entusiasmo amada;
pero hoy, que veo que eres desgraciada
no te amo ya… ¡te tengo idolatria!

¡Oh! ¡Quien pudiera, Patria, quien pudiera
disipar las tinieblas de tu cielo
y sucumbir envuelto en tu bandera!

Yo, tal fortuna es todo lo que anhelo,
¡y que me echen de cara cuando muera,
para besar el polvo de tu suelo!

 

         Queja a Dios
         Federico Barreto



Me has entregado, ingrata, al abandono,
y yo, que tanto y tanto te he querido,
ni tu negra traición echo en el olvido
ni disculpo tu error... ¡ni te perdono!

No intentes, pues, recuperar el trono
que en mi pecho tuviste, y has perdido.
En el fondo del alma me has herido
y en el fondo del alma esta mi encono.

Yo no podria, es cierto, aunque quisiera,
castigar como debo tu falsia;
mas la mano de Dios es justiciera...

¡Castigala, Señor con energia!
Que sufra mucho; ¡Pero que no muera!
¡Mira que yo la adoro todavia!

 

              Tu Castigo
              Federico Barreto

Después de tu traición no he vuelto a verte
Te ocultas porque temes que algún día
Exclame en alta voz para perderte:
¡Esa mujer que pasa ha sido mía!

No temas nada soy hidalgo y fuerte
Y en mi honradez de caballero fía
Guardaré tu secreto hasta la muerte.
¡Antes que divulgarlo moriría!.

No seré yo que fui feliz contigo,
Quien salpique de lodo tu semblante,
¡Tendrás el desengaño por castigo...!

Algún día llorando como loca
Me llamarás, a gritos, y tu amante
Las manos viles te pondrá en la boca...

           Sin Corazón
           Federico Barreto



Loco de rabia y despecho ,
resolvi en cierta ocación,
abrir a mi amada el pecho 
y arrancarle el corazón.

Asi sabre dije fiero, 
si el corazón de la ingrata
que sin piedad me maltrata,
es de piedra o de acero.

La aceche, luego sin calma
y con un largo puñal
resgue el seno virginal 
de aquella mujer sin alma.

Y cuando a mis pies la vi, 
un grito horrible lance
¡ y mis manos sepulte, 
en la herida que le abri !

Busque, luego, temerario 
dentro de su pecho impio
y su pecho estaba frio, 
como el fondo de un osario.

Busque….., busque con tesón 
y no halle lo que buscaba;
¡ la mujer que tanto amaba, no tenia corazón !

Cortesia de Victor Hurtado Riofrio 

Otros Articulo

www.peruan-ita.org