A EEUU sólo le quedaba la guerra 
para detener su colapso económico?

Juan Miranda Sánchez Ottawa-Canada
 
Lo que más llama la atención en el genocidio perpetrado por el gobierno de Estados Unidos contra la población iraquí es la imperturbable calma de los responsables directos de las masacres. 
Algunos cálculos reportan que esta guerra costará varios billones de dólares. Qué empresa puede llevarse a cabo sin la seguridad que el costo tendrá a la postre que recuperarse?. Planteado de otra manera, cuál es el objetivo de Estados Unidos para que no le tiemble la mano al momento de gastar billones de dólares en la guerra, al momento de decidir la muerte de miles de personas, entre ellos sus propios conciudadanos, y al momento de tirarse abajo no sólo a la opinión pública internacional sino también a los organismos multinacionales que pretendían establecer las reglas de un nuevo orden mundial de post guerra.
Estas inquietudes son actualmente el debate más intenso entre intelectuales y especialistas cuyas voces no llegan, como es de esperarse, a la opinión pública a través de una prensa que también cumple su rol dentro de la estrategia del gobierno y el círculo del poder estadounidense.
El escritor especialista en medio ambiente, sustentabilidad y Derechos Humanos, Geoffrey Heard, quien vive actualmente en Melbourne, Australia; ha condensado en un artículo algunos de los aspectos más importantes sobre este debate, y en el cual puede traslucirse que el genocidio contra la población iraquí, el intento de eliminar al dictador Saddam Hussein, y la desesperación por apoderarse del petróleo de este país, son el escenario para una tragedia mayor: la disputa del liderazgo económico en la economía mundial de los próximos años con Europa, y la única manera de evitar un desastre económico sin precedentes en el gigante norteamericano.
No sería sólo la falta de reservas de petróleo lo que ha hecho tambalear a Estados Unidos, sino que la sola posibilidad de cambios en la comercialización del petróleo internacional han generado este pánico, y el monstruo que atenta terriblemente contra el "modo de vida norteamericano" se llama "Euro".
En 1999 Iraq tomó la decisión de cambiar la moneda de comercialización para su petróleo, y empezaría a vender a los países europeos, en la nueva moneda de la Comunidad Europea, el "Euro". Poco a poco, el "Euro" ha empezado a ser una moneda sólida, y el dólar estadounidense empezó a debilitarse. Lo peor pudo haberse presentado si es que esta decisión iraquí hubiera sido imitada por los demás importantes productores del petróleo mundial, entre ellos Venezuela. Irán pretendía hacerlo, pero la advertencia estadounidense ha sido estruendosa.
Si el euro reemplaza al dólar como moneda de intercambio internacional, el monopolio estadounidense del comercio de petróleo ha terminado. Y el liderazgo económico de ese país empezaría a sufrir muy serias consecuencias. Pero al parecer eso no podría ser lo peor; el monopolio del dólar en el esquema de la economía mundial se vendría abajo, las deudas en dólares, las de todos nuestros países, dejarían de crecer leoninamente; y para decirlo de la manera menos angustiosa; Estados Unidos, tendría que hacer frente a su condición de ser el país con la mayor deuda del planeta.

Vamos a intentar una explicación simple; el comercio internacional del petróleo se realiza en dólares. El país que quiera comprar petróleo lo debe hacer en dólares, y todos necesitamos el petróleo. Es más, la compra de la mayoría de los productos se hace en dólares. Por consiguiente, todos los países necesitamos el dólar. La sola demanda del dólar, el acto de ahorrar en dólares, el hecho de buscar dólares en todas partes hace que la moneda suba, se fortalezca. 
Qué puede suceder si el euro le disputa ese liderazgo?, qué sucedería si no tuviéramos la necesidad de usar el dólar?; inmediatamante la demanda baja y su valor bajaría.
Qué sucedería si los países ya no necesitan de los dólares que durante muchos años ha venido imprimiendo los Estados Unidos para el mundo entero?, estos simplemente volverían a casa debilitados.
Pero... existe alguna economía que pueda soportar esto? Qué se haría Estados Unidos con millones y millones de dólares en papel en su economía?
El artículo de Heard también lo dice, y esto lo conocemos muy bien los latinoamericanos; en una situación como esa, Estados Unidos tendría que declararse en crisis, y sentarse desnudo en medio de la calle de la misma manera en que tuvo que hacerlo la Argentina hace poco tiempo, pero la diferencia entre Estados Unidos y Argentina, es que ésta última no está en la capacidad de invadir a nadie y mucho menos de quitarle el petróleo al país que tiene la segunda reserva más importante en el mundo, como lo es Iraq.
Según los números la deuda de Estados Unidos es tan grande que cada uno de sus 280 millones de ciudadanos, hombres, mujeres y niños, adeudan cerca de US $ 12,000.00 dólares.
Si el petróleo se vendiera en euros, hecho que al parecer sería más conveniente para los países vendedores porque les reporta mayores ganancias que la comercialización en dólares; la crisis estadounidense ocuparía las primeras planas de los diarios, pero junto con ellos colapsarían muchas economías. Por ello es que países como Inglaterra, que no ha adoptado al euro como moneda de la Comunidad Europea, C.E, y Australia cuyas reservas son en dólares, tienen mucho que ganar si es que ponen su cuota de muertos detrás de Estados Unidos. Mientras que Alemania y Francia, países líderes en la C.E., han sido muy claros al oponerse a la usurpación y la matanza en Iraq.
Los argumentos jurídicos, las razones humanas, no tienen espacio en este escenario, cuando los cálculos vienen al parecer de muchos años atrás. El filmaker Michael Moore, a quien ,me referí hace algunos meses en otra columna en este mismo diario; lo gritó al mundo entero al recibir el Oscar por el mejor documental fílmico, "Bush necesita el petróleo de Iraq", pero da muchos más datos en su best seller "Stupid White Mean"; donde asegura que la elección de George Bush y todo el equipo a su alrededor fue una farza montada con mucha anticipación. Quién no recuerda ese asombroso proceso electoral en el cual la "más avanzada democracia representativa" no podía en semanas definir un ganador del sillón a la presidencia?. El libro de Moore hace además el recuento de las relaciones con el poder y los negocios de los colaboradores más cercanos y periféricos de la actual administración Bush, muchos de los cuales vienen del gobierno de su padre, el mismo Bush que hizo la primera guerra a Iraq.
Y revela allí que el actual equipo de Bush es gente conocedora del manejo de la economía del petróleo, ese es "su negocio" como decimos los peruanos.
Se señala también que luego del ataque a Iraq en 1991, una de las empresas gerenciadas por Dick Cheney, el actual vice presidente en el gobierno de Bush, fue la encargada de los trabajos de recuperación en los incendios de los pozos petroleros. Es más, informes de fines de marzo revelaban que la empresa Kellog, Brown and Root, afiliada al grupo estadounidense Halliburton, que estuvo presidida por Dick Cheney; será la encargada de ocuparse de los incendios en los pozos petroleros. Asimismo, Estados Unidos planea otorgar 8 contratos a empresas civiles para la "reconstrucción de Iraq" al final de la guerra, por un valor de US $ 900 millones de dólares.

Hace una semana, un informe periodístico, en el programa "The Fifth Estate", de la televisión canadiense, se refería a uno de los primeros manifiestos del entorno de Bush, inmediatamente después de conocidos los resultados de la elección; en el cual se indicaba que el país (Estados Unidos) necesitaba de un evento de la magnitud del ataque a Pearl Harbor para lanzar a América a una nueva era. Era un documento de planificación de la administración Bush, realizado por el mismo equipo que acompañó antes a su padre.
Muchos analistas no quieren decirlo, pero nunca como ahora las poco creíbles tesis conspiracionistas se acercan tanto a los enfoques más serios. Y aquella versión que indica que el ataque terrorista del 11 de setiembre a Nueva York pudo evitarse de sobra, ya que los servicios de inteligencia estadounidenses sabían de esto horas antes, apunta también en ese sentido.
Después de ver, cada noche los recuentos de muertos entre la población civil iraquí, no me queda duda en saber cuál es la bandera que lleva el "eje del mal", lo que me gustaría saber ahora es quién sigue en el teatro de operaciones, quizás Irán a pesar de sus gestos excesivos por agradar a Estados Unidos?, y lo que es más inquietante, con qué nuevo orden mundial están soñando en la Casa Blanca para este relanzamiento de "América" hacia una nueva era?.



Juan Miranda Sánchez  2003© por Peruan-Ità 


PERUAN-ITÀ © Copyright 2001- 2003
No part of this site may be reproduced 
or stored in a retrieval system. 
All rights reserved